Esta manifestación, que vio la luz en el año 2000, es un ejemplo único de cooperación transnacional que agrupa a los diferentes protagonistas del espacio renano (Francia, Suiza, Alemania) en torno a la idea de un espacio arquitectónico común. Se trata de dar a conocer la arquitectura en todas sus facetas a través de exposiciones, proyecciones, conferencias, visitas, circuitos, recorridos en bicicleta, etc.