Desde 1570, Estrasburgo alberga cada año el Mercado de Navidad y la ciudad se adorna con sus mejores galas