Los internacionales de tenis de Estrasburgo, última línea recta antes de Roland Garros, constituyen una cita ineludible del tenis femenino a la que cada año acuden las mejores tenistas del mundo. Es el primer torneo femenino de Francia en tierra batida, después de Roland-Garros.