Marionetas de hilos o digitales, materias en movimiento, juegos de sombras y reflejos, maniquíes, robots e impresoras 3D… otras tantas formas de llamar la atención de nuestra imaginación desde el escenario. El Centro Dramático Nacional, dirigido por un marionetista, trae de la mano a Les Giboulées, colocando a Estrasburgo en una intersección entre la historia y la práctica del arte actual de las marionetas, en el corazón de la profesión y al servicio del público.