Este apasionante festival dedicado a los cantos, danzas y músicas de las religiones del mundo brinda unos encuentros artísticos inéditos. Organizado en los lugares de culto (iglesias, sinagogas, mezquitas), gracias a la música se tejen unos vínculos que hacen caer las barreras.