Catedral Notre-Dame

  • Catedral Notre-Dame

    Commentaire La catedral de Estrasburgo se considera una obra maestra absoluta del arte gótico. La primera piedra se puso en 1015 y la aguja se terminó en 1439. "Un prodigio de grandeza y delicadeza", según palabras de Victor Hugo, su fachada es de una riqueza ornamental fantástica.
    La aguja, de 142 metros de altura, es una obra maestra por su finura y elegancia. Hasta el s. XIX, la catedral fue el edificio más alto de toda la cristiandad.
    Tres tiempos fuertes marcan la visita
    En el exterior, la fachada es el mayor libro de imágenes de la Edad Media. Los centenares de esculturas que parecen desprenderse de la pared acentúan los efectos de luz y sombra. El color de la arenisca rosa cambia según la hora del día y el color del cielo. En las tardes de verano, la escenografía luminosa tiene un encanto mágico.
    En el interior, la alta y esbelta nave invita al recogimiento. Las vidrieras del s. XII al s. XIV y el rosetón son una maravilla. El órgano monumental posee una destacable caja adornada con autómatas.
    El reloj astronómico de época renacentista y cuyo mecanismo data de 1842 es una obra maestra en sí; el desfile de los Apóstoles se puede contemplar todos los días a las 12.30 h.
    Acceso desactivado

    A retrouver dans la galerie

Strasbourg
Visite el sitio web