Fin de semana en Estrasburgo, capital de Navidad

¿Tiene intención de venir un fin de semana al mercado navideño de Estrasburgo, y no sabe por dónde empezar? A continuación le damos algunos consejos para que saque el máximo partido a su estancia.

Primer día

Para empezar a descubrir Estrasburgo, la Capital de la Navidad, le recomendamos que empiece visitando el barrio histórico de la Petite France. Más allá del ambiente de cuento de hadas que crean las casas con entramado de madera bellamente decoradas y su reflejo en los canales, al llegar al square Louise Weiss encontrará la Aldea del Adviento. Este lugar lleno de encanto le brinda la ocasión de sumergirse en las tradiciones de la Navidad alsaciana o asistir a un espectáculo.

Prosiga la visita hasta la place Grimmeissen, donde se instala el mercado OFF. Este mercado local, comprometido con las personas, reúne una treintena de paradas con los protagonistas de la economía social y solidaria.

El recorrido continúa hacia la Petite France, con los entrañables mercados navideños de la place des Meuniers, la place Benjamin Zix y la place de Saint-Thomas. Se acerca la hora del almuerzo: no dude en probar unos bocados en alguno de los innumerables puestos. Es el momento de degustar las ineludibles especialidades de los mercados navideños.

Tras recobrar fuerzas, diríjase a la place Kléber, donde al pie del Gran Abeto se encuentra el Village du Partage. Si aún tiene algo de hambre, pruebe la sopa estrellada, elaborada por un prestigioso chef en beneficio de una asociación. Si busca una idea de regalo original, no se pierda la tienda efímera “OZ, le Noël des métiers d’art” (OZ, la Navidad de los oficios artísticos) en el edificio castrense Aubette, donde cerca de sesenta artesanos presentan sus mejores creaciones.

A las 17 h no deje de asistir a la iluminación musical del gran abeto de la place Kléber, siempre espectacular y emocionante.

Y llega la hora de dirigir sus pasos hacia el mercado histórico de Estrasburgo: el Christkindelsmärik. Disfrute recorriendo las avenidas de lo que constituye el centro y el alma del mercado navideño, haciendo una pausa para tomarse un vaso de vino caliente o un zumo de manzana también caliente. Y no deje de admirar la fachada del Ayuntamiento con su decoración tan llena de encanto. Déjese llevar por las leyendas de la Navidad alsaciana admirando el espectáculo de vídeo mapping “El hotel de los cuentos”.

Para concluir su visita, nada mejor que pasearse a su aire por las callejuelas rebosantes de magia, admirando sus iluminaciones. Descubra nuestra selección de los lugares más mágicos.

Y para terminar bien el día, déjese tentar por una reconfortante cena en un winstub.

 

Segundo día

Tras una noche de descanso y antes de empezar su segundo día de visita, ¿por qué no relajarse en uno de los spas de la ciudad?

Si le interesan más la cultura y el patrimonio, puede aprovechar su estancia en Estrasburgo para visitar uno de los innumerables museos de la ciudad. Le recomendamos muy especialmente las últimas exposiciones temporales: la Marsellaise, Jean-Jacques Henner (1829-1905) La Chair et l’Idéal, 1909. La Alsacia en Nancy o también Reír a mandíbula batiente. Seis siglos de sátira gráfica.

Si es la primera vez que visita Estrasburgo, no se pierda el 5Lieu, centro de arquitectura y patrimonio donde descubrirá un auténtico panorama de la historia urbanística de Estrasburgo.

Tras esta pausa cultural, es hora de volver al ambiente de los mercados navideños, especialmente el más espectacular de ellos, situado al pie de la catedral. Recorra este mercado y otros próximos, como el de la place du Château, la terraza Rohan, la place du Marché aux Poissons y la place du Corbeau, antes de hacer una visita a la catedral propiamente dicha. Más allá de sus habituales riquezas, en Adviento se pueden admirar los magníficos tapices del siglo XVII, que relatan la vida de la Virgen y también un pesebre monumental de 18 metros de largo.

Para elevarse un poco, se puede subir andando a la plataforma de la catedral. Tras subir 330 escalones, disfrutará de una espléndida vista de los mercados y la ciudad.

Y para ver la ciudad desde otra perspectiva, le recomendamos un crucero en golondrina. Desde el agua, la arquitectura y las decoraciones parecen aún más sublimes.

Al anochecer, disfrute una vez más del patrimonio de Estrasburgo con sus iluminaciones, emprendiendo un paseo hacia las estrellas. Desde el puente de Sainte-Madeleine hasta la Petite France, 600 estrellas le invitan a soñar y dejarse llevar por el espíritu de la Navidad.

Nuestra inspiración para el mercado navideño

Compartir artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Información Covid-19

Estrasburgo ha tomado distintas medidas para hacer frente a la epidemia de Covid-19 y proteger la salud de todos los ciudadanos.